SÍNTOMAS

Aunque la EPOC es una enfermedad compleja, existen varios síntomas característicos de la enfermedad que pueden dar lugar a la sospecha de poder padecerla.1

  • La disnea es el principal síntoma y el que mayor impacto en la calidad de vida produce. Aparece en fases avanzadas, es persistente y empeora con el ejercicio y se desarrolla de forma progresiva hasta limitar las actividades de la vida diaria.
  • La tos crónica tiene un inicio insidioso, aunque posteriormente aparece a diario, suele ser productiva y no tener relación con la obstrucción aérea ni con la gravedad de la enfermedad.
  • La expectoración suele ser mucoide y para que sea de utilidad diagnóstica deben valorarse sus características, como por ejemplo el color o el volumen (un volumen excesivo >  30 ml/día es sugestivo de bronquiectasias). La expectoración hemoptoica obliga a descartar otros diagnósticos, como el carcinoma broncopulmonar.
  • También existen otros síntomas inespecíficos, como las sibilancias (sonido de silbido agudo producido por el paso del aire al fluir por conductos respiratorios obstruidos señal de obstrucción de las vías respiratorias) y opresión torácica, y en los estadios avanzados de la enfermedad son comunes la pérdida de peso, la anorexia y síntomas de depresión y ansiedad.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Grupo de trabajo de GesEPOC. Guía de Práctica Clínica para el Diagnóstico y Tratamiento de Pacientes con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) - Guía Española de la EPOC (GesEPOC). Arch Bronconeumol. 2012;48(Supl.1):1

 

Última actualización 25/02/2021