DIAGNÓSTICO

Los síntomas más característicos del asma son la disnea, la tos, la opresión torácica y las sibilancias. Sin embargo, no son exclusivos del asma, por lo que es importante contar con alguna prueba diagnóstica que permita el diagnóstico diferencial, normalmente pruebas funcionales respiratorias.1

El asma se puede confundir con EPOC por los síntomas que comparten, por lo que es importante distinguir ambas patologías.1

Diagnóstico diferencial entre ASMA y EPOC1
  Asma EPOC
Edad de inicio A cualquier edad Después de los 40 años
Tabaquismo Indiferente Prácticamente siempre
Presencia de rinitis, conjuntivitis y dermatitis Frecuente Infrecuente
Antecedentes familiares Frecuentes No valorable
Variabilidad de los síntomas No
Reversibilidad de la obstrucción Significativa Habitualmente menos significativa
Respuesta a glucocorticoides Muy buena Indeterminada o variable

Pruebas diagnósticas

  • Espirometría: la prueba de primera elección. Determina la capacidad vital forzada (CVF) y el volumen espiratorio forzado en el primer segundo (FEV1). Se define la obstrucción como un cociente FEV1/CVF por debajo de 0,7, o los valores de referencia para las características del paciente. Un valor FEV1 bajo puede indicar un mayor riesgo de exacerbaciones y se relaciona con la gravedad del asma. Muchos pacientes con asma no muestran niveles por debajo de la referencia en los valores espirométricos.1
  • Prueba broncodilatadora: consiste en administrar 4 inhalaciones repetidas de 100 μg de salbutamol (o medicación equivalente) y repetir la espirometría a los 15 minutos. Se considera broncodilatación positiva si el FEV1 aumenta un 12% o más y 200 mL por encima del valor basal. También se considera broncodilatación si el flujo espiratorio máximo (PEF) supera los 60 l/minuto o el 20%. La reversibilidad de la obstrucción bronquial es característica del asma pero no se da en todos los pacientes asmáticos.1
  • Índice de variabilidad: la fluctuación de la función pulmonar a lo largo del tiempo es una característica básica para diagnosticar y controlar el asma. Si la amplitud del PEF con respecto a la media promediada durante un mínimo de 1-2 semanas y registrado antes de la medicación es mayor del 20% se considera diagnóstico de asma.1
  • Hiperrespuesta bronquial: resulta útil en pacientes con función pulmonar normal pero en los que se sospeche la presencia de asma. Utiliza un broncoconstrictor directo o indirecto para valorar la dosis o concentración que es capaz de producir una disminución del 20% en el FEV1 con respecto al valor postdiluyente. Es más útil para excluir que para confirmar el asma, ya que presenta alta sensibilidad pero baja especificidad. Si el paciente no está tomando corticoides inhalados y la prueba es negativa, se puede descartar el asma.1,2  
  • Fracción de óxido nítrico exhalado: mide la inflamación eosinofílica de las vías aéreas. Presenta elevada sensibilidad y especificidad para el diagnóstico de asma en no fumadores que no utilizan glucocorticoides inhalados.1 No se ha demostrado que resulte útil en el diagnóstico del asma, aunque en pacientes con síntomas inespecíficos, sobre todo los no fumadores, un resultado superior a 50 partes por mil millones puede asociarse con una buena respuesta a los corticosteroides inhalados.2

Diagrama de flujo para el diagnóstico de asma. GINA 20142

BIBLIOGRAFÍA

  1. Guía Española para el Manejo del Asma. GEMA 2009. Descargable en www.gemasma.com
  2. Guía GINA. Global Iniciative for Asthma. Estrategia Global para el Manejo y la Prevención del Asma. Edición 2014. Descargable en http://www.ginasthma.org
Última actualización 21/01/2021